Pastel de chocolate casero

 Pastel de chocolate casero

Hoy os presentamos cómo hacer un pastel de chocolate casero muy fácil, ideal para cumpleaños o para darse un capricho chocolateado un día de fiesta. La receta admite 1000 variantes, sobre todo en el baño y los “toppings”. Puedes añadirle una capa de frutos rojos o mermelada para dar un sabor con más contraste. En este caso le daremos un baño de su propia masa, chocolate blanco y nueces.

Si quieres ver más recetas de repostería y postre no dudes en revisar el resto de la sección.

Ingredientes

Preparación receta pastel de chocolate

  1. Separar las claras y las yemas de los huevos. Disponer las claras en un bol y reservar las yemas.
  2. Batir las claras a punto de nieve y guardarlas.
  3. En un recipiente batir las yemas junto con el azúcar hasta que la mezcla se blanquee y se expanda.
  4. Añadir a esta mezcla la mantequilla (a temperatura ambiente) y la leche, batir toda la mezcla.
  5. Espolvoreamos sobre la masa anterior la harina, el cacao. Batimos y separamos cuando esté bien mezclado separamos una décima parte (que usaremos para la cobertura). En el resto de la masa añadimos la levadura, con ayuda de un tamizador y removemos bien.
  6. Añadimos las claras a punto de nieve a esta mezcla y batimos con movimientos envolventes.
  7. Precalentamos el horno a 180º. Disponemos la masa en un molde redondo y horneamos durante 40 minutos.
  8. Para asegurarnos de que está cocinado podemos pincharlo con un cuchillo y si éste sale seco es que está esponjosos. También puede retirarse un poco antes para que la masa quede más cruda y con una textura más compacta, más similar a un brownie de chocolate. Desmoldamos y pasamos a un plato.

Preparación de la cobertura de chocolate

Vertemos la masa que habíamos separado en el punto 5 y con ayuda de una lengua de silicona o una cuchara sopera distribuimos uniformemente por toda la tarta.

Con un rallador o un cuchillo rayamos algo de chocolate blanco y machacamos unas almendras. Los repartimos por toda la superficie y metemos todo a la nevera durante una hora.

Sacamos de la nevera, cortamos y ¡a disfrutar!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *